Hay momentos en la vida en la que uno echa en falta tener cerca a un profesional de la traducción. El primero de ellos es cuando se viaja a uno de esos países de los que se desconoce el idioma o no se tiene mucho manejo de él; otro es cuando se necesita extraer información fiable de una página web sin incurrir en los errores garrafales de los traductores automático, pero el más importante de todos es cuando urge traducir una factura, o traducir un contrato o, tal vez, una partida de nacimiento para completar documentación oficial. ¿Qué se puede hacer en ese caso? Recurrir a traductores jurados.

Las barreras lingüísticas para trabajar, casarse, divorciarse o estudiar en otro país desaparecen con buenos traductores jurados, ¿tienes el tuyo? Retuitear!

Una traducción jurada es una traducción oficial. De hecho, al tener esta característica, no la puede realizar cualquier traductor, solo aquellos que están acreditados debidamente por el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, como es el caso de los traductores de Iuratum. No pierdas detalle porque te contamos los casos más comunes en los que puedes necesitar una agencia de traducción jurada.

1- Cuando quieres estudiar

Imagina que acabas de terminar la carrera en España, pero que el año que viene deseas cursar un máster en la Universidad de Verona. Para poder acceder a la titulación deseada, la universidad te pedirá que aportes documentación que acredite que realmente tienes el título de acceso. Para ello tendrás que traducir el título académico y traducir el certificado de notas. ¿Cómo se acredita que los documentos son legales? Con una traducción jurada.

2- Traducción para divorciarse o casarse

Si nos movemos al terreno amoroso, te puedes encontrar con una situación similar si pretendes casarte en el extranjero. Aquí ya no es solo importante elegir el lugar de la celebración o a un buen compañero de aventuras, la partida de bautismo o la de divorcio, en caso de tener que presentarla, juegan un papel fundamental, sobre todo porque han de estar traducidas al idioma nativo de ese país. ¿No sabes cómo traducir tu partida de nacimiento? Te damos algunas ideas rápidas y eficaces.

3-Traducción oficial por motivos laborales

Hace unas semanas, una buena amiga nos llamó para contarnos una gran noticia. ¡Había conseguido un trabajo como profesora de español en Londres! Este tipo de información siempre es motivo de alegría, ¿verdad? El caso es que también se mostró un poco preocupada porque le exigían mucho papeleo para poder firmar el contrato laboral. Entre ellos le pedían la vida laboral y demás documentos acreditativos en inglés. Pensó traducirlos ella misma hasta que le comentamos que era una locura lo que pretendía y que así no se los iban a aceptar. “¿Entonces cómo lo hago?”, preguntó. ¡Recurriendo a traductores jurados! Y es que no hay nada como romper las barreras lingüísticas en asuntos oficiales con otros países que con una traducción de documentos que, además, acredite un organismo oficial. Así los problemas son menos problemas.