Una de las decisiones más importantes que quizás tomarás en tu vida es la de formar una familia. Hay cientos de niños en el mundo que necesitan un hogar y aunque es un proceso largo, la adopción suele ser una de las pocas oportunidades que tienen esos pequeños para ser felices. Ya sabes que si se trata de una adopción internacional, un traductor jurado te ayudará mucho (muchísimo) durante el proceso, pero… ¿conoces qué documentos oficiales necesitas tener a punto? ¡Vamos con ellos!

Certificado de idoneidad

El primer paso de los trámites de adopción es solicitarla y eso lo debes hacer acudiendo a los Servicios de Atención al Menor de la Comunidad Autónoma en la que vivas. A continuación precisarás de un certificado de idoneidad. Dentro de los documentos oficiales que necesitas para adoptar este es uno de los más importantes, ya que acreditará que tu núcleo familiar es perfecto para acoger a un niño. El certificado de idoneidad se obtiene tras acudir a un curso de preparación para la adopción.

De España... ¡a donde tú quieras! Todos los documentos que deberás preparar para una adopción internacional ¡Tuitéalo!

El certificado de idoneidad es fundamental para adoptar a un niño de otro país. El estudio previo lo llevan a cabo psicólogos y trabajadores sociales con experiencia en protección de menores, familia y adopción. La validez de este certificado es de 3 años.

Requisitos según el país

Según el país de origen del niño, los requisitos que se exigen a los futuros padres pueden variar. Pero hay documentos oficiales que son comunes en todos los procesos de adopción como es un certificado de antecedentes penales, que si está emitido en otro idioma diferente del país origen del niño, deberás obtener la traducción jurada de la que deberá dar fe un traductor oficial y que sirve para comprobar que los padres no han cometido ningún delito con anterioridad; un certificado médico para comprobar que los futuros padres legales del niño no padecen ninguna enfermedad grave, por lo que podrán hacerse cargo del niño sin problema y una copia de la declaración de la renta del año anterior, a fin de comprobar que la familia de acogida tiene una óptima salud financiera.

Recuerda que al tratarse de adopciones internacionales, todos los documentos oficiales deben ir traducidos al idioma del país de origen del pequeño, razón de peso para recurrir a los servicios de un traductor jurado profesional.