En la era de la tecnología y la informática es muy fácil dudar sobre si a la hora de requerir una traducción jurada, hay que aportar de manera irremediable el documento original. Muchos se preguntan si sirve una foto o el escaneo del documento oficial que necesiten jurar y traducir. Seguro que tus dudas aumentan cuando llegas a webs de empresas de traducción jurada como Iuratum en la que todos los trámites se realizan de manera ‘online’. “¿Cómo les hago llegar el original?”, te preguntarás. Tranquilo, que no nos hace falta siempre y cuando escanees o fotografíes bien el documento del que necesites la traducción jurada.

¡Un buen documento escaneado vale más que mil palabras en una traducción jurada siempre y cuando sepas cómo hacerlo! Retuitear!

Ver el documento oficial correctamente

Para que un traductor jurado pueda realizar su labor de traducción del documento oficial a otro idioma, primero ha de poder verlo correctamente. Esto no significa que tengas que enviarle por correo certificado el título académico, el certificado de penales, o lo que necesites traducir. Simplemente lo que quiere decir es que a la hora de enviar el .pdf o .jpg del archivo, lo hagas cerciorándote de que no hay ninguna parte del texto que se corte o sea ilegible.

Máxima calidad

En caso de que escanees el documento, asegúrate primero de ajustar las características de escaneo para que éste sea de máxima calidad. Lo más recomendable es que ese escaneo sea a color, y que se pueda leer bien lo que hay escrito. Intenta que no haya cortes o textos borrosos.

Y si lo que vas a hacer es una foto del mismo porque no tienes escáner en casa, procura colocar el documento del que requieres la traducción jurada en una superficie plana y en un sitio donde haya la suficiente luz para evitar imágenes oscuras o con sombras.

Detalles para certificar la traducción jurada

Como habrás advertido, a un traductor jurado no solo le vale con poder leer correctamente el documento. Los detalles marcan la diferencia. Recuerda que el traductor jurado se encarga de traducir lo que le envíes,y de certificar la autenticidad de la traducción del documento original. Por eso debes prestar mucha atención a los detalles de lo que vayas a enviar para traducir, así evitarás retrasar el proceso y que el traductor jurado tenga que requerirte más información. Por ejemplo, si quieres traducir el título universitario, tendrás que escanear tanto el anverso como el reverso. Puede parecer que el reverso aporta muy poca información, pero eso no es así, pues en él figuran unos numeritos y un sello que contrastan la veracidad del título. Así que, recuerda escanear siempre todas las hojas que necesites traducir.

Documento oficial y traducción jurada

Por último, una traducción jurada se debe acompañar tanto del documento original como de su traducción. Para ello, el traductor jurado lo que hará será imprimir los documentos que le hayas remitido (de ahí la importancia de que a la hora de hacerlo no se corte ninguna palabra y tengan la calidad adecuada para verlos en papel) y traducirlos. Acompañará la traducción jurada de esas fotocopias que ha sacado previamente por la impresora y firmará y sellará todos los documentos. En ese momento, tú recibirás en tu domicilio el sobre con la traducción jurada de forma física. 

Si después de esto aún te quedan dudas para enviar a traducir y jurar cualquier impreso, ¡consúltanos sin problemas! El equipo de Iuratum estará encantado de orientarte.