Inglaterra, Francia, Rusia, Noruega… seguro que estás dándole vueltas a la cabeza (y a la bola del mundo, en caso de tener una cerca) pensando en qué países tendrá validez la traducción jurada que has encargado en Iuratum. Al encargar una traducción jurada muchos clientes se interesan por saber si les servirá como documento oficial en otros países. La respuesta es sí y no. Te lo explicamos para que lo comprendas.

Como ya habrás leído en ‘Traductores jurados: Casos más comunes para recurrir a ellos’ ,la jurisdicción española obliga a los traductores que quieran certificar documentos a pasar un examen oficial para convertirse en traductores jurados y poder validar documentos oficiales. Así que en principio la traducción jurada de Iuratum tiene validez en toda España, dado que los profesionales de nuestra agencia de traducción jurada están habilitados por el Ministerio de Asuntos Exteriores (con la excepción de los traductores de lenguas cooficiales donde el español no es ni idioma de origen ni idioma de destino, ya que estos se rigen generalmente por las normas de la oficina de normalización lingüística en cuestión).

Hay países en los que la traducción jurada es como un puzzle: ensamblas las piezas para completarlo y que tenga validez. ¡Tuitéalo!

Traducción jurada con validez internacional

Eso no quiere decir que cuando pidas la traducción jurada de un certificado de penales, por ejemplo, no te la vayan a aceptar en otros países. La legislación cambia en función de la zona del mundo en la que te muevas. Las traducciones juradas que se realicen en España también tienen validez internacional aunque con un “pero” asociado. Todo depende del país donde tengas que presentar la documentación y si su burocracia interna te lo acepta (a veces son un poco tiquismiquis y toca discutir con el funcionario de turno).

Hay que tener en cuenta que no en todos los países se exige el mismo tipo de traducción jurada. Hay casos como en Suiza donde se exige que la firma del traductor jurado la haya verificado previamente un notario para darle validez al documento en cuestión. Otros, en cambio, requieren que se jure cada documento de manera independiente, da lo mismo que necesites certificar 2 u 8 documentos, las leyes de Angola lo dicen muy claro: los documentos se juran separadamente.

Si se diera el caso, por ejemplo, de una traducción jurada de un expediente académico para presentarlo en un país de habla inglesa, primero habrá que adaptarlo al sistema educativo de dicho país para evitar posteriores problemas. Tampoco hay que olvidar añadir notas aclaratorias al documento, muy habituales en este tipo de documentación.

Traducción jurada siempre a o desde español

Otro aspecto a tener en cuenta es que en España (con excepción de las lenguas cooficiales) las traducciones juradas siempre han de pasar por el castellano. Lo quieras o no, En España no es posible realizar directamente una traducción del ruso al francés, sino que primero habría que traducir el documento del ruso al español y después del español al francés.

Y es que las traducciones juradas de español a cualquier idioma han de ser previamente certificadas por un traductor jurado autorizado por el Ministerio de Asuntos Exteriores para demostrar ante cualquier órgano extranjero que el traductor oficial está inscrito en la Oficina de Lenguas de dicho ministerio.